· 

Como darle sentido al sufrimiento

La vida humana se desarrolla en el contexto de múltiples experiencias que oscilan entre alegrías y sufrimiento.  Afortunada o desafortunadamente el sufrimiento es algo intrínseco a la vida humana y todos en algún momento lo experimentamos, no sabemos el momento en que llega, simplemente reconocemos su presencia por el dolor que sentimos, es algo inevitable.  Sin embargo, en nosotros está la libertad de elegir la actitud de cómo  enfrentamos a las circunstancias y al dolor.

Los problemas nos llevan a una conciencia más desarrollada, a una percepción más plena de los acontecimientos y de los sentimientos cuando  al parecer  todo está perdido y respondemos ante la adversidad conscientes de que no se puede cambiar al destino, pero sí  cambiarse a sí mismo adoptando una actitud significativa ante el sufrimiento.  Quizá jamás lleguemos a comprender por qué sufrimos, pero podemos decir mucho acerca de lo que nos hace el sufrimiento y la clase de personas en la que nos convertimos debido a él.  Sin embargo, el dolor convierte a algunas personas en seres envidiosos y amargados, también hace que otras sean sensibles y compasivas.  En nosotros está decidir que las experiencias dolorosas sean significativas o vacías y destructivas, dependiendo con qué actitud enfrentamos la adversidad.  El sentido del sufrimiento es el resultado, y no la causa. 

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.

 

Fuente: Frankl, E.V. (1979). El hombre en busca de sentido. Barcelona: Herder, S.A.

Escribir comentario

Comentarios: 0