· 

Eventos que producen un gran impacto

En la vida ocurren hechos que producen gran impacto y otros que no.  Una  pérdida que ha sido anticipada, puede provocar malestar, tristeza, ira, pero no choque, son pérdidas que no tienen elementos traumáticos.  Los sismos, son eventos muy traumáticos que a la mayoría de las personas les genera sentimientos de choque, y recordar esos momentos puede resultar muy doloroso.

 

Si cumples con alguno de los siguientes factores, estás viviendo una pérdida con elementos de trauma:

Sorpresa: no ha sido un evento anticipado,  y no te has podido preparar.

Impotencia: no has podido hacer nada, no has tenido capacidad de respuesta.

Incomprensión: te falta información sobre lo que ha sucedido.  No puedes entender las razones del ¿por qué sucede?.

Rapidez: no has tenido tiempo para poder asimilar lo sucedido, todo ha sido muy rápido.

Soledad en el momento: no has tenido el apoyo de nadie en ese momento.

Soledad posterior: no has tenido a nadie con quien poder compartir lo sucedido.

 

Si la experiencia de pérdida es repentina, es natural que te sientas desconectado y aturdido, con dificultades para asimilar la realidad.  Puede ser que te encuentres preso del dolor y la tristeza, pero también te puedes sentir como anestesiado, aturdido, apartado de tu propio cuerpo.  La siguiente sensaciones, parecen muy caóticas y pueden durar días, semanas o incluso meses. Es la sintomatología  típica del estado de choque.

Físicas: opresión en el pecho, agitación corporal, tensión en la espalda, sensación de armadura corporal, nudo en la garganta, mareos, sensación de embotamiento.

Emocionales:  es un vaivén emocional entre desconexión y conexión con sensación de irrealidad, anestesia y momentos de alta intensidad y desbordamiento. Miedo, angustia, desazón.

Cognitivas: pensamientos obsesivos, descreimiento, pérdida puntual de contacto con la realidad, confusión, falta de atención, falta de concentración,.

Comportamentales: hiperactividad o parálisis; abatimiento o agitación, falta de apetito.

 

El estado de choque  tiene un efecto retardador,  como si el cerebro tuviese un amortiguador entre la parte emocional y cognitiva: sabes que lo ocurrido es real, pero tu cuerpo y tus emociones, todavía no pueden responderte plenamente  (Paya`s, 2014).

Escribir comentario

Comentarios: 0