· 

Relación de pareja ¿funcional o disfuncional?

     Se han llevado a cabo varios estudios para determinar cuando una relación de pareja es funcional o disfuncional.  Este tipo de hipótesis han aportado ideas lógicas, a veces carentes de sentido.  Algunos de los mitos al respecto hablan de lo siguiente:

-En una buena relación sólo se intercambian cosas positivas.  Sin embargo,  ésta es una característica de las amistades y matrimonios enfermizos.  De acuerdo con Bernard (1977), los miembros de la pareja se convierten en un contador emocional “hice algo por mi pareja y no recibí nada a cambio”.

-Se dice que una relación extramatrimonial o aventura amorosa es la principal causa del divorcio.  Sin embargo éstas son causa de gran angustia, pero no de divorcio.  Gigy & Kelly, sugieren que el 80% de los divorcios suceden cuando la pareja se desconecta emocionalmente, y toman rumbos diferentes.

-Se tiene la idea de que la personalidad dominante en una relación produce disfunción.  Se ha demostrado que se crea mayor conflicto cuando no hay una clara definición de lo que le corresponde hacer a cada uno de acuerdo con su rol dentro de la relación; siempre y cuando exista la percepción de equidad y la sensibilidad emocional recíproca.

-La incapacidad para resolver problemas, no determina que la relación sea disfuncional.  La mayoría de los conflictos nunca son resueltos, aún en las relaciones felices.  Las parejas con  problemas perpetuos, los discuten por medio del diálogo para evitar el estancamiento. 

 

Gottman y Schwartz (2000), llevaron a cabo una investigación longitudinal a lo largo de 30 años, y definieron varias características de una relación disfuncional.  La principal causa es la negatividad.

 

     Cuando la desaprobación impera en una discusión. La proporción de interacciones en parejas estables, es de 5 positivas a 1 negativa.  El afecto positivo es fundamental para solucionar conflictos, puntualizando que la negatividad es necesaria para que las relaciones funcionen bien; todas las emociones tienen un valor de adaptación.  Así, la negatividad puede eliminar patrones de interacción que destruyen la relación, retomar formas de cortejar a la pareja, etc.  Haim Ginott (en Gottman & Schwartz, 2000), afirma que todos los deseos y las emociones son aceptables, pero no todas las conductas pueden ser aceptadas.

 

    La negatividad se intensifica cuando la crítica, la conducta defensiva, el desprecio, la conducta evasiva, agresiva o dominante.  Son  elementos de una relación disfuncional que predicen un divorcio, porque impiden la conexión emocional y el aislamiento.

 

     Las parejas deben aprender a procesar los momentos de mala comunicación y las peleas inevitables con la finalidad de reparar la relación.  La desconexión emocional y el distanciamiento en la relación de pareja, es resultado de una mala comunicación, con una marcada falta de cariño, de humor compartido, falta de un interés activo por el otro, de entusiasmo, de apoyo, de goce, y de empatía.

                                                              Fuente: Gottman & Zchwartz, 2000.

Escribir comentario

Comentarios: 0